Los Colores De Colombia

Duración

15 días / 13 noches.

Etapas del viaje

Bogotà - Villa de Leyva - Armenia - Medellín - Nuquí (Región del Chocó). - Guachalito - Panguì - Nuquí (Región del Chocó). - Bogotà

Los Colores De Colombia

Los colores de Colombia entran por los ojos para robar el alma: un viaje fascinante a través de aromas, sabores, cultura y naturaleza.
¡Conocer Colombia es como entrar en un caleidoscopio de sensaciones que están siempre en movimiento y que nunca se sacian! Un país que apenas ha recuperado una identidad en peligro por el narcotráfico y que hoy, sin embargo, ha podido redescubrir su verdadera cara, hecha de historia, naturaleza exuberante y rica en colores, sonidos y perfumes. Proponemos un itinerario para descubrir una de las áreas menos conocidas de Colombia, el Chocó, donde sentirse como el nuevo Robinson Crusoe, cuyos pies se hunden en la arena y se dejan acariciar por el mar y los ojos se pierden en el verde de la selva. Desde la Bogotá moderna, a través de los valles de Salento, hasta el triángulo del café, pasando por Medellín, quizás la ciudad que más que ninguna otra ha renacido de sus cenizas, llegando finalmente hasta la región del Chocó. Aquí, donde se mezclan la selva y el océano, en un abrazo que se renueva todos los días en cada marea, lugares salvajes, con vista al Océano en el noroeste de Colombia, en su mayoría sin carreteras o rutas de acceso importantes. Es una de las zonas más prístinas de Colombia y con la mayor biodiversidad, donde la marea baja crea nuevas playas cada día y luego desaparece después de tan solo seis horas. En 2016, se firmó el acuerdo entre el Gobierno y las guerrillas de las FARC que puso fin a una larga guerra, que ha durado más de 50 años, que ha empobrecido al país y especialmente a estas áreas que hoy buscan abrirse a un turismo más responsable, involucrando a las comunidades locales. 
La primera parada es Nuquí, un pueblo tranquilo que domina el Pacífico, con kilómetros de hermosas playas y la jungla, la reina indiscutible, que la protégé con su exuberante vegetación tan similar a la del Amazonas. Parece un lugar fuera del tiempo, con casi todas las casas con techos de paja, sin automóviles y sin Internet, solo la mirada de la gente local en la que leen una aceptación tranquila de su forma de vida alegre y donde el concepto de modernidad tal como lo entendemos está fuera de sus esquemas. 
En Guachalito, acostado en hamacas incluso durante la noche, no tiene que hacer nada más que escuchar los sonidos atemporales de las olas que se reflejan en la playa o, a poca distancia, el grito agudo de los monos aulladores que juegan en los árboles, listos para saltar de una rama a otra en un círculo continuo. Al atardecer, cuando el mar abraza la playa en un baile ligero, los colores del cielo y el agua se juntan y se mezclan en un arco iris que se repite todos los días, mientras el sol regresa a su cama para dejar espacio para la luna y las estrellas. 
En estas playas, entre julio y septiembre / octubre, las ballenas llegan listas para aparearse y dar a luz a sus cachorros, ¡una experiencia emocionante que realizan al menos una vez en su vida! Estos mamíferos gigantes entran y salen del agua, suaves y sinuosos, bucean, desaparecen y reaparecen, y sus "bocanadas" se parecen a los lapilli de un volcán en erupción, pero duran solo unos segundos.
Este itinerario ciertamente no es fácil debido a lo modesto pero por esta razón más real.
El canto de las ballenas, el mar, las olas, los sonidos de la jungla, los cielos estrellados, la bioluminiscencia que durante la noche crea chispas de luz: un lugar para perderse, un aliento que da fuerza al alma. Un viaje que nos lleva a una dimensión espacio-temporal con contornos inusuales y donde el tiempo está marcado por la salida del sol, la puesta del sol, las mareas. ¡El sentido de la dicha es infinito y cada pensamiento se va volando!

Programa

Dia 1
Italia - Bogotá

Salida en vuelo programado de Italia a Bogotá (cambio de avión en un aeropuerto europeo, según la aerolínea utilizada). Comidas a bordo. Llegada por la tarde, reunión con un representante local y traslado al hotel.
Cena libre.  
Alojamiento en hotel 3 * superior.

Dia 2
Bogotá

Desayuno. Una mañana entera dedicada al descubrimiento de Bogotá, en la que conviven la seductora vitalidad de una ciudad que crece y se renueva, y el rostro colonial y cultural anclado en su pasado. La ciudad, dividida en 20 barrios, es un crisol de grupos étnicos y poblaciones que le dan una apariencia culturalmente diversa. Ubicada a 2,600 metros sobre el nivel del mar, en el extremo este de una vasta meseta llamada "sabana de Bogotá" donde una vez hubo un pantano, fue fundada en 1538 por el conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada. Dominó a la población local de la cultura "chibcha" y fundó la ciudad, llamándola Santa Fé de Bogotá. Hoy en día es uno de los centros culturales más importantes del país. La visita comienza con un recorrido panorámico por la ciudad, a partir del centro histórico más conocido como "Candelaria", el corazón cultural e intelectual de Bogotá. Sus casas coloniales reflejan perfectamente el estilo español, con altas ventanas de hierro, grandes puertas de madera, balcones y hermosos jardines interiores, rodeados de calles estrechas y empinadas, en un ambiente bohemio que cuenta una historia no muy lejana. 
Continúe hasta la Plaza Bolívar, con la estatua de Simón Bolívar en el centro y otro punto de referencia de la ciudad, que domina la Catedral, el Palacio de Justicia y la Casa de Nariño, el lugar donde generalmente trabaja el Presidente del país. En este vecindario se encuentra el Museo del Oro, no muy lejos del Parque Santander, que alberga una de las colecciones más grandes del mundo de artefactos de oro precolombinos, atribuibles a las culturas Quimbaya, Calima, Taurona, Sinu, Tumaco. El Museo Botero no está lejos: en este lugar puede admirar algunas de las obras más bellas del artista colombiano, un pintor y escultor de renombre, conocido en todo el mundo por sus temas "de gran tamaño". Entre las excelentes obras mencionamos la "Monalisa", una especie de reinterpretación personal del artista del famoso lienzo de Leonardo da Vinci. Sus salas también albergan obras de otros autores del '900, como Picasso, Dalí, dibujos a lápiz de Cézanne, obras de Bacon, Joan Miró, Monet y Renoir. 
Almuerzo durante la visita. Para finalizar, suba hasta el cercano Cerro Monserrate, que con sus 3.2150 mt. decaltura ofrece un panorama excepcional de la ciudad. Desde este punto, la vista abarca toda Bogotá y usted puede comprender mejor su extensión, también hay un santuario dedicado, "El Señor Caído, un destino de peregrinación". 
Regreso al hotel.
Alojamiento en hotel 3 * superior.

Notas: el Museo Botero se encuentra cerrado los martes; El Museo de l'Oro se encuentra cerrado los lunes.

Curiosidad: Bogotá es también un paraíso del "arte callejero". Cada rastro del pasaje de la historia se "dibuja" en las paredes y en las calles. De hecho, el grafiti es una forma legal y, por lo tanto, las paredes de los edificios también atraen la atención de muchos artistas de renombre internacional. Los bonitos murales dejan maravillado por su tamaño y colores. Si tiene suerte, puede pasear por la ciudad con algunos de los "artistas callejeros" que ilustran las obras contando anécdotas y profundizando la historia de la nación y la ciudad a través de estas obras al aire libre.

Dia 3
Bogotá - Zipaquirà - Villa de Leyva- 190 km

Desayuno.
Salida hacia Zipaquirà (50 kilómetros al norte de la ciudad) cruzando la "sabana de Bogotá". El nombre de la ciudad, fundada en 1600, se refiere a Zipa, el líder de la tribu Muisca que controlaba las minas de sal de la zona, el verdadero tesoro de estos pueblos antes de la colonización (la sal era vital para la conservación de ciertos alimentos). Zipaquirà debe su importancia a la Catedral de la Sal, uno de los santuarios católicos más famosos de Colombia, dedicada a Nuestra Señora del Rosario y construida dentro de la mina de sal (en el segundo nivel), en 1950. Puede considerarse como uno de los principales ejemplos de arquitectura colombiana y alto ejemplo de ingeniería minera. La primera catedral fue construida dentro de la mina de sal como una capilla para las oraciones de los trabajadores. Posteriormente, debido a problemas de seguridad, en 1990, se cerró la primera catedral y se construyó una segunda con una profundidad de 180 metros (- 60 metros en comparación con la primera). Un túnel conduce a la Catedral, cruzando las 14 estaciones del Via Crucis, pequeños altares tallados en sal, para llegar al ábside donde la cúpula se ilumina de una manera particular, como si estuviese contemplando el universo. La catedral está dividida en tres naves que simbolizan el nacimiento, la vida y la muerte de Cristo y en la central se puede admirar la hermosa y enorme cruz, también esculpida en la roca de sal, de 16 metros de altura y 10 metros de ancho, por el escultor colombiano Carlos Enrique Rodríguez. En su interior se pueden admirar esculturas de sal y mármol y una colección de obras artísticas. La Catedral forma parte del Parque de la Sal, una reserva natural única y un complejo temático dedicado a la geología y la ingeniería minera.
Durante la visita, se incluye un masaje en el SPA de la mina de sal de Zipaquirà (20 minutos), donde podrá relajarse y experimentar una sensación de bienestar y armonía.
Almuerzo durante el viaje. Después continuamos hacia Villa de Leyva, donde llegamos después de casi 2 horas.
Alojamiento en hotel. Resto del tiempo disponible para caminar por la ciudad (la mejor manera de descubrirla) donde tiene la sensación de que el tiempo se ha detenido, aunque Villa de Leyva también muestra un rostro contemporáneo. 
Cena libre.
Alojamiento en hotel 3 *.

Curiosidad: en Zipaquirà estudió el gran escritor colombiano Gabriel García Márquez. ¡Las montañas de sal alrededor de Zipaquirà se remontan a 200 millones de años y los depósitos de sal han surgido desde hace 30 millones de años, en el sector de servicios!

Dia 4
Villa de Leyva - Bogotá – Armenia- 230 km

Desayuno.
Por la mañana, un recorrido panorámico por la ciudad, en la región de Boyacà. Villa de Leyva es una de las ciudades más fascinantes de Colombia, con un rico pasado colonial que se encuentra en toda su arquitectura urbana, declarada Patrimonio Nacional desde 1954. Fue fundada en 1572 por Hernà Suàrez de Villalobos y la llamó con el nombre actual en honor de Andrés Dìas Venero de Leyva, primer presidente de Nueva Granada. La plaza principal tiene un área de 14,000 metros cuadrados, rodeada de casas de estilo español con balcones largos, callejones pequeños, calles empedradas y la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario que la domina es una pequeña joya inmaculada del siglo XVII.
También visitamos el Museo de los Fósiles, no lejos de la ciudad, construido exactamente donde se descubrió un kronosaurus, un reptil marino de más de 120 millones de años y 20 metros de largo.
En las afueras de la ciudad, se encuentra "El Infiernito", un sitio arqueológico de la civilización muisca donde se pueden ver algunos menhires y túmulos funerarios. Se cree que estas columnas se remontan a unos 2.200 años y que este sitio era un centro religioso, reservado para el culto de la fertilidad y la purificación. Algunos dicen que era un observatorio astronómico. A pocos kilómetros de Villa de Leyva, no se pierda el Convento de Santo Ecce Homo fundado por los padres dominicanos en 1620 y considerado un notable legado español. El suelo está hecho de piedra local llena de fósiles y amonitas, y la capilla tiene una magnífica hoja de oro con una pequeña imagen del Ecce homo. 
Almuerzo durante el viaje.
Continuaremos hacia el aeropuerto de Bogotá. Si tiene tiempo, deténgase para visitar el encantador pueblo de Raquirà, con sus casas que son un reflejo de colores brillantes que desprenden alegría, es famoso por la cerámica, pero también por cualquier otro tipo de artesanía de colores.
Vuelo nocturno a Armenia, llegada y traslado al hotel. 
Cena libre
Alojamiento en hotel 3* superior.

 

Dia 5
Armenia: El Valle del Cocora, Salento y Filandia - 80 km

Desayuno Día completo dedicado al descubrimiento del Valle del Cocora, entre las montañas de la cordillera central andina del país y dentro del Parque Nacional de los Nevados. El Parque, ubicado en los departamentos de Quindío, Caldas, Risalda y Tolima, se encuentra en el corazón de la región llamada "triángulo del café" (cuyo paisaje ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad) y también hay muchos picos volcánicos a menudo cubiertos de nieve y ríos que descienden del valle para proporcionar agua a las tierras altas (los "páramos"). 
Su clima, bastante húmedo, favorece el cultivo del café, una de las principales fuentes de la economía colombiana. Durante la visita al Valle del Cocora no será difícil observar una gran cantidad de aves, incluidas muchas especies de colibríes y loros (algunas en peligro de extinción). Camine a pie o a caballo (este último no está incluido en la tarifa de participación) dentro de la selva tropical para apreciar mejor la biodiversidad y la flora típica. Continuando por un sendero ecológico y cruzando el río Quindio, tendrá la oportunidad de admirar de cerca las palmas de cera más altas del mundo. 
El almuerzo está programado en una granja típica para salir después en dirección a Salento. No se encuentra muy lejos, es un encantador pueblo rodeado de plantaciones de café, ubicado a 2,200 metros sobre el nivel del mar. Caminar por las calles del pueblo, con vistas a las casas bajas, con sus coloridas ventanas y las muchas tiendas de artesanía, crea un ambiente mágico, tan bien descrito por el escritor colombiano Gabriel García Márquez. En el camino de regreso a Armenia visitamos el pueblo de Filandia, otro pequeño tesoro en el departamento de Quindio, menos conocido que otros, pero con una hermosa arquitectura colonial. El pueblo se encuentra en una meseta desde donde se tiene una vista panorámica impresionante del valle circundante con la plantación de café hasta donde alcanza la vista. Dispondrá de un poco de tiempo para caminar por sus calles conversando con sus habitantes,  mientras disfrutan de una buena taza de café.
Regreso a Armenia. 
Cena libre
Alojamiento en hotel 3* superior.

Curiosidad: en el Parque Nacional de los Nevados crece la "Palma de la Cera del Quindio", el árbol nacional que representa a Colombia, una especie que alcanza una altura de 45 metros (¡alguna vez incluso 60 metros!). Tiene un tronco cilíndrico y liso, cubierto con una ligera capa de cera. Las hojas son de color verde oscuro y las frutas, cuando alcanzan la madurez, son de color rojo anaranjado. Crece más en esta área, a lo largo de las laderas montañosas y montañosas, dando un espectáculo muy especial.
En Salento, el aroma del café está un poco 'en todas partes y en los cafés, coloridos y llenos de alegría, también puede disfrutar de un delicioso "arequipe", una especie de budín con caramelo y café. La especialidad del lugar es la trucha asalmonada, servida de diferentes formas.

Dia 6
Armenia: triángulo del café- 60 km

Almuerzo durante la excursión. 
Por la tarde visita al Jardín Botánico de Quendio, en la pequeña ciudad de Calarcá, a las afueras de Armenia. Este es uno de los jardines botánicos más hermosos de Colombia y además de las muchas especies de plantas (más de 600), el jardín también alberga un colorido "mariposario", la "casa de las mariposas" (con más de 50 especies diferentes). Un puente suspendido conecta la parte del jardín donde se pueden admirar numerosas especies de aves con colores vívidos y brillantes y, si tiene suerte, también puede observar los tucanes. 
Después,regreso a Armenia. Tarde libre de descanso.
Cena libre
Alojamiento en hotel 3* superior.

Nota: en algunos Cafés de la Hacienda  hay un pequeño curso de café durante el cual aprende muchas cosas relacionadas con esta valiosa planta y su uso. El coste
no está incluido en la tarifa de participación y se paga localmente (aproximadamente USD 45/50 por persona).

Curiosidad: el café, para los colombianos, es un ritual real y se bebe de varias formas: el "tinto", bebido en la taza, es café negro; La "chaqueta" es una bebida típica a base de café preparada con agua cruda de caña de azúcar.
De una encuesta realizada en 68 países en 2016, Colombia fue sorprendentemente el país más feliz del mundo (el 87% de los encuestados dijo que estaba contento), superando el promedio mundial del 56%. Gran parte de la felicidad parece deberse a ... ¡el café! 

Dia 7
Armenia - Medellín

Después del desayuno, traslado al aeropuerto y salida para Medellín (con cambio de aerolínea a Bogotá), la capital del Departamento de Antioquia, ubicada en el fértil valle de Aburra a 1.538 metros sobre el nivel del mar. Por eso su clima es suave y dulce (eterna primavera con temperaturas medias en torno a los 20ºC).
Fundada en 1675, se desarrolló especialmente hacia el siglo XIX, después de la llegada del ferrocarril. Desde el baluarte de Pablo Escobar, el cartel de la droga en los años 70 y 80 y con picos de pobreza y analfabetismo notables, hoy Medellín es una ciudad modelo, en la que ha tenido lugar una especie de revolución cultural que ha producido casi inimaginable. Ha sido nombrada como una de las ciudades más innovadoras gracias a una red metropolitana y escaleras mecánicas que permiten una rápida movilidad interna, incluso desde áreas extraurbanas. Un plan de planificación urbana y social, con la creación de más infraestructuras, ha ofrecido a todos un mejor uso de los recursos de la ciudad y de esta manera, hoy en día, hay integración y mejoras considerables en la calidad de vida.
Después del almuerzo, visite la ciudad y los lugares que mejor representan su transformación social. Comience con las áreas más simbólicas de Medellín, a través del pasado y el presente: desde 1980, cuando la ciudad era una de las más peligrosas del mundo, hasta ahora con los muchos proyectos que han alentado el cambio. La primera parada es el barrio de San Javier, uno de los barrios más peligrosos de Medellín, a unos 7 km del centro de la ciudad, ejemplo de transformación social en los últimos años. Se puede llegar al distrito por el teleférico que conecta el área noreste con el centro. Con las escaleras mecánicas del distrito de Comuna 13, puede visitar fácilmente los lugares más importantes marcados por los eventos históricos contados a través de los coloridos murales que cubren sus edificios y paredes que cuentan la vida cotidiana y le dan a la ciudad una apariencia más alegre y platicadora. Desde esa posición tiene una vista espectacular de la ciudad. Otra parada de la visita es La Plazoleta, ubicada en el centro de la ciudad, en un área en declive en los años 80, hoy alberga 23 esculturas de Fernando Botero, donadas por el propio artista a la ciudad en el año 2000. Botero es uno de los artistas más famosos del arte contemporáneo cuyas obras "de gran tamaño" también se pueden admirar en el Museo del mismo nombre. Por la noche, junto con el guía, llegará al restaurante donde se le ofrecerá una cena informal de pie.
Después, regreso al hotel.
Alojamiento en hotel 4*.

Dia 8
Medellín: Piedra del Peñol y Guatapé

Desayuno.
Por la mañana comenzamos en dirección a Guatapé, a unas 2 horas de Medellín, con vistas a un lago artificial. La particularidad de la ciudad, cuyas casas son un arco iris de colores, es que en las fachadas de algunos de los edificios están representados con frisos y dibujos, ¡las actividades que tienen lugar dentro de la misma! 
Un paseo por las calles empedradas, donde todo está coloreado, es la mejor manera de conocer el pequeño pueblo con total tranquilidad: casas, edificios y paredes, escaleras y fuentes, farolas y tuk-tuk. La iglesia de Nuestra Señora del Carmen es uno de los pocos edificios en contraste con el resto: su fachada blanca se destaca con solo los contornos rojos que delinean las puertas de entrada, el frontón y los campanarios gemelos. 
El pueblo de Guatapé se encuentra al borde de la cuenca artificial cuya construcción ha sumergido completamente el pueblo de El Peñol. En el embalse hay muchas islas en las que también hay villas exclusivas. Para poder admirar la belleza, tendrá que subir los 654 escalones que conducen a la cima de Piedra del Peñol, en medio del lago. La roca, debido a su tamaño, lo más probable es que sea un meteorito (la subida al punto más alto de la roca, ardua y empinada, es opcional) está a unos 200 metros de altura y la leyenda dice que también fue un sitio de culto para los habitantes de pueblos vecinos. 
La excursión incluye un viaje en barco (alrededor de media hora) y en la distancia se puede ver la casa, ahora deshabitada, de Pablo Escobar.
 Almuerzo durante la visita. 
Regreso a Medellin. 
Cena libre.
Alojamiento en hotel 4*.

Curiosidad: el extraordinario monolito de Piedra del Peñol, en el corazón de la cuenca artificial de Guatapé, fue descubierto oficialmente en 1954, pero se remonta a miles de años. Los nativos de Tahami que una vez habitaron la región, lo consideraron un lugar de culto y en su idioma lo llamaron "mojarrà", que significa "roca". En 1940 el gobierno colombiano lo declaró Monumento Nacional. Los 654 que conducen a la cima se construyeron más tarde, en 2006, a lo largo de un lado de la roca, siguiendo una vena natural y aumentando en un patrón en zigzag. Desde la cima, tiene una vista impresionante del paisaje circundante con el lago, los islotes y la rica vegetación. Los habitantes de Peñol y Guatapé sostienen su propiedad: cuando este último decidió grabar el nombre de Guatapé en uno de los lados de la roca, los de Peñol los interrumpieron y hoy solo se ve la primera letra G y una U incompleta.

Dia 9
Medellín - Nuquí (región del Chocó)

Desayuno .
Traslado al aeropuerto y salida (con vuelo chárter) a Nuquí, un pequeño pueblo con solo 3.000 habitantes, en el departamento de Chocó, fundado hace solo cien años, con vistas al Océano Pacífico. La mayoría de los habitantes se desplazan a pie, en bicicleta o en canoa, y suben por los ríos hasta las aldeas donde viven los pueblos indígenas de los Emberá, los mismos que viven en Panamá.
Llegada y reunión con nuestro representante local (en español). Traslado a la Posada y alojamiento en las habitaciones. Dependiendo de la hora de llegada, almuerzo en la Posada. Visita a los talleres de artesanos de la comunidad de Nuquí: hermosos objetos para uso diario en coco, madera y cuentas de colores. Por la tarde, podrá caminar por un sendero para llegar a Playa Olímpica donde observar y admiranla hermosa puesta de sol sobre el mar. Regreso a la Posada donde un chef local le dará clases de cocina, utilizando frutas y verduras que la naturaleza que rodea al pueblo ofrece en abundancia. Cena con la comunidad. Por la noche, noche de hoguera en la playa frente a la Posada y asistir a los bailes tradicionales de las mujeres de la comunidad.
Alojamiento en la Posada de Amelia - Vientos de Yubarta.

La Posada es modesta y es la unión de dos posadas con un total de 6 dormitorios y 4 baños (2 en común y 2 privados). Las habitaciones cuentan con servicios básicos, ventilador, armario y algunas incluso televisor. La estructura está hecha de materiales naturales, especialmente de madera, coloreados y recogidos, directamente en la playa, en medio de la densa vegetación de las palmeras. El agua corriente es siempre (fría), la electricidad es suministrada por el municipio durante unas horas (de 18.00 a 23.00), a pesar de que la Posada tiene su generador.

Notas: el vuelo Medellín / Nuquí se realiza en pequeños aviones charter: el equipaje admitido en la bodega, por persona, es de 10 kg como máximo, mientras que el bolso de mano es de 3 kg como máximo. En Nuquí el traslado es con "tuk tuk"; No hay bancos ni oficinas de correos. No hay coches, sino motos-taxis, algunas motos y bicicletas.
Le recomendamos que traiga una cantidad suficiente de pilas y baterías de repuesto para sus cámaras y teléfonos móviles, incluso si la red de su teléfono móvil es insuficiente.

Dia 10
Nuqui - Guachalito

Después del desayuno, salida hacia Guachalito, a poca distancia de Nuquí y solo accesible por lancha. Guachalito, justo debajo de un pueblo, puede ser considerado como uno de los mejores lugares a lo largo de este tramo de costa, desde la playa de arena oscura que se extiende por decenas de kilómetros alrededor del Golfo de Tribuga. En la bahía un puñado de alojamientos ecológicos con sabor afrocolombiano, evidencia de las profundas raíces vinculadas a la patria nativa, África. Llegada y alojamiento en el EcoLodge La Joviseña. Para dirigirse después hacia Cabo Corriente, un lugar adecuado para la pesca y el buceo, un paisaje salvaje, donde puede observar (entre julio y septiembre / octubre) las ballenas que vienen aquí, después de una larga migración, para aparearse y dar a luz a sus cachorros. Para terminar, visite la comunidad de Arusí donde el almuerzo (basado en los platos típicos de la cocina tradicional del Chocó) se animará con canciones y bailes tradicionales.
Continuación luego por la comunidad de Termales. Tiempo disponible para relajarse en los charcos de agua termal (posibilidad de masajes y aromaterapia, tratamientos realizados por las mujeres de la comunidad con plantas medicinales, opcionales, no incluídas). Regreso a la Posada por lancha. 
Cena.
Por la noche, especialmente durante la luna llena o cuando el cielo está oscuro, puede nadar en el mar y observar el fenómeno de la bioluminiscencia. 
Alojamiento en EcoLodge La Joviseña (modesto).
El acogedor Eco-Lodge está ubicado frente al mar, a lo largo de la playa de Guachalito. Cuenta con cuatro cabañas de madera, rodeadas de una densa y exuberante vegetación, entre las que se destacan palmeras, eliconias y árboles frutales, una excelente solución para apreciar la belleza naturalista del Pacífico colombiano. Cada alojamiento tiene un baño privado, cama doble o dos camas individuales, agua corriente (fría), electricidad (de 06.00 a 22.00), hamacas, equipo de pesca común. Red móvil (no siempre activa). Solo accesible por lancha desde Nuqui (35 minutos)

Notas: el traslado de Nuquí a Guachalito es en bote, por lo que recomendamos ropa cómoda, traje de baño y K-Way, así como zapatos de roca; La observación de ballenas se realiza en un bote a motor y dura aproximadamente 2 horas. Sugerencias para la ropa: además del traje de baño, botas de goma recomendadas.

Curiosidad: El fenómeno de la bioluminiscencia: en los períodos de la luna nueva o cuando el cielo es más oscuro, en las playas de esta zona se puede observar el fenómeno de la bioluminiscencia. Es un fenómeno basado en una reacción química, generalmente para una estrategia defensiva, a través de la cual el plancton emite una débil luz fosforescente. La sensación que proviene de él es bañarse en un mar donde las pequeñas estrellas se iluminan con cada movimiento del cuerpo en el agua.
Las ballenas: las ballenas hacen un largo viaje, desde los mares del sur del continente, para llegar a estas costas donde pueden aparearse y dar a luz a sus crías(entre julio y septiembre / octubre). El período de gestación de una ballena es de unos 10 a 12 meses. Su tamaño varía, pero aún son muy grandes (¡hasta 16 metros!). Respecto a esto, existen varias teorías: un cuerpo grande puede contener más reservas de energía y permitiría migraciones largas (que llegan a miles de kilómetros) o le permite escapar de los grandes depredadores marinos. Otra teoría afirma que la evolución conduce a una ampliación del tamaño de los animales. Una cosa es cierta: estos mamíferos nunca dejarán de sorprendernos. Los machos, por ejemplo, durante el período de apareamiento, emiten sonidos similares a las canciones que duran varios minutos. Hasta la fecha, se desconoce la razón de estos sonidos: ya sea para ayudar a la selección natural o para delimitar el territorio o una técnica de cortejo a las hembras.

Dia 11
Guachalito - Panguì

Desayuno.
Por la mañana, visite la comunidad de Panguí para conocer sus costumbres y su estilo de vida, degustar un delicioso jugo extraído de la caña de azúcar fresca o comer la "panela de coco", un pastel hecho con coco y miel extraída de la caña de azúcar, además de, por supuesto, beber el "vinete", el vino picante y el beneficioso "viche", ¡una especie de licor de caña de azúcar con hierbas aromáticas! 
También es interesante conocer la "cumbancha", una danza folclórica tradicional del Chocò. Continúe hacia la Posada de Chachita, donde será recibido por la alegría y la calidez del propietario y donde pasará la noche. La Posada es muy modesta, pero la tranquilidad, el lugar y la naturaleza circundante compensan pequeños inconvenientes. Por la tarde, un paseo le llevará a la playa llamada Arena Azul admirando los diferentes colores del mar, la playa y la vegetación circundante: ¡un lugar perfecto para tomar fotografías espectaculares! Posibilidad de tomar un baño y relajarse en la playa. Posibilidad, para aquellos que lo deseen, de bucear y llegar a algunos puntos de la prístina playa de Guachalito, donde puede nadar en pequeñas cascadas que fluyen hacia el mar y disfrutar de las aguas cristalinas del mar y la belleza salvaje del paisaje.
Regreso a la Posada y cena. 
Alojamiento en la Posada Posada de Chachita.

La Posada (modesta - una construcción de madera) es un lugar casi mágico, especialmente durante la temporada de apareamiento de ballenas (de julio a septiembre / octubre). Además, no es raro ver delfines y tortugas desde la playa. La locanda produce frutas y verduras orgánicas. Para los huéspedes, hamacas disponibles para relajarse en el silencio de la naturaleza virgen. Las habitaciones tienen baño privado o compartido (según disponibilidad) y están rodeadas de vegetación con vistas al mar.

Nota: el traslado de Guachalito a Nuquí es en bote, por lo tanto recomendamos ropa cómoda, traje de baño y K-Way, así como zapatos de roca; La Posada de Chachita no tiene agua caliente y tiene baños compartidos.

Dia 12
Panguì - Nuqui

Al amanecer (alrededor de las 5), salida para la visita de la Quebrada Chicuì prestando atención a los ruidos y colores del bosque, escuchando el canto de las diferentes especies de aves que viven en la vegetación, en un paisaje casi de cuento de hadas. Tiempo disponible para relajarse un poco y tomar un baño en las piscinas de agua de la "quebrada". Regreso a la Posada para el desayuno.
Resto de la mañana libre. 
Almuerzo. 
Después, regreso a Nuquì (en bote).
Llegada y alojamiento en la Posada donde se cena. 
Por la tarde hoguera en la playa con las mujeres de la comunidad, con bailes y cantos tradicionales.
Alojamiento en la Posada de Amelia (ver nota 9).

Curiosidad: Colombia es uno de los países de América Latina que en los últimos años se está convirtiendo en uno de los destinos más queridos por los viajeros, donde la eco-sostenibilidad se combina bien con el contacto con las comunidades locales. Después de muchos años de conflictos internos, Colombia es ahora un destino de viaje seguro con muchos lugares por descubrir. Una de ellos es la pequeña comunidad pesquera de Nuquí, en el departamento occidental de Chocó, a orillas del Océano Pacífico. Muchas playas solitarias, exuberantes selvas tropicales y personas que reciben a cada visitante con amistad y alegría, orgullosos del hecho de que, después de años de aislamiento, eligen a Nuquí como un destino para relajarse y recargar energía. Es en estas costas remotas cada año, entre julio y octubre, las ballenas jorobadas vienen a aparearse y dar a luz a sus crías. Pero Nuquí también es un paraíso para los surfistas: las olas permiten que cualquiera practique este deporte (tanto surfistas experimentados como principiantes). Detrás de las largas playas, el bosque virgen que se esconde entre la espesa vegetación, las cascadas y las pozas de agua termal, mientras que en los alrededores los monos, saltan de una rama a otra de los imponentes árboles. Dormirá en un alojamiento ecológico entre la vegetación y el mar, lo que hace que la estancia y las vacaciones sean sin duda más "naturalistas".

Nota: el traslado de Panguì a Nuquí es en barco, por lo que recomendamos ropa cómoda, traje de baño y K-Way, así como zapatos de roca.

Dia 13
Nuqui - Bogotá

Desayuno.
Traslado al aeropuerto de Nuquì y vuelo a Bogota. 
Llegada y traslado al hotel. 
Almuerzo libre.
Dependiendo de la hora de llegada, posibilidad de hacer una visita un poco especial e inusual: el "tour del graffiti". Descubrir el distrito de Candelaria, con un gran valor arquitectónico y cultural a través del "arte callejero", murales gigantescos y coloridos, una de las expresiones artísticas, sociales y políticas que cubren las paredes y los edificios del centro histórico. Sreet Art en Colombia es una forma de arte legalizada. (duración 4 horas aproximadamente). 
Comida libre. 
Alojamiento en un hotel 3 * superior (o similar).

Nota: el traslado desde Nuquí al aeropuerto es en moto-taxi (tipo "tuk tuk").
El vuelo Nuquí / Bogotá se realiza en pequeños aviones charter: el equipaje admitido en la bodega, por persona, es de 10 kg como máximo, mientras que el bolso de mano es de 3 kg como máximo.

Dia 14
Bogotá - Italia

Traslado al aeropuerto a tiempo para el vuelo para Italia. 
Comidas y alojamiento a bordo.

Dia 15
Italia

Llegada al día al aeropuerto italiano de preferencia.

Fin de los servicios

Cuota

Salidas 2019: todos los domingos, del 23 de junio al 20 de octubre.
Mínimo 2 participantes

* La salida del 4 de agosto incluye la participación en el Festival de las Flores en Medellín (con ligeras variaciones en el programa de visitas de los días 2 y 8).

Cuota de participación individual, en habitación doble:
Mínimo 2 participantes € 3.860
Mínimo 4/8 participantes € 3.650
Mínimo 9/10 participantes € 3.550
(Al llegar a los 7 participantes, se incluye el acompañante de Italia)

Suplemento (obligatorio) salida el 4 de agosto, por persona: € 180

Cuota de inscripción por persona (obligatorio): € 40

Suplemento individual € 450

 

La tarifa incluye:
- Alojamiento en los hoteles indicados (3 * / 4 * o similar) en habitación doble.
- Régimen de alojamiento y desayuno, según lo previsto.
- Comidas indicadas en el programa (11 almuerzos y 5 cenas - bebidas no incluidas)
- Traslados y visitas en vehículos privados.
- Vuelos a / desde Nuquí, realizados con pequeños aviones charter (no de uso privado pero compartidos con otros pasajeros)
- Visitas con guías locales en italiano solo en Bogotá, Villa de Leyva, Armenia y Medellín; en español en la sección Choco
- Acompañante italiano desde Italia (solo para salidas grupales mínimo 7 participantes)
- Seguro médico de viaje / equipaje.
- Documentacion de viaje

Choco y La Comunidad Rural

El pueblo chocoano resistió el conflicto armado durante mucho tiempo sin perder nunca su identidad. Hoy, la comunidad rural  está reconstruyendo su vida y el turismo ecológico se ha convertido en el pilar de ese sueño.
La nueva fuente derivada del turismo es un beneficio para todas las comunidades de Nuquí-Chocó: Joví, Termales, Panguí, Tribugá, Arusí, Playa Blanca y Guachalito. También es un apoyo económico para el sector del transporte (botes y motocicletas), alimentos, guías locales de la asociación de Pichindé en Joví y COCOTER en Termales, hoteles y ecolodges, artesanos, música y danza tradicional de la comunidad de Panguí y Nuquí.

La tarifa no incluye

La tarifa no incluye:

-Billetes aéreos intercontinentales y locales, en una clase económica dedicada.
-Impuestos aeroportuarios obligatorios que pueden incluirse en el billete.
-Comidas no indicadas
-Bebidas durante las comidas indicadas en el programa.
-Propinas
-Extra personal
-Cualquier cosa no expresamente indicada en: "El precio incluye"

Notas de viaje

Salidas garantizadas con un mínimo de 2 participantes (salidas individuales); Mínimo 4 participantes (salidas grupales - máximo 10 participantes).
El viaje no es adecuado para personas con problemas de movilidad, debido a la dificultad de algunas visitas y / o la particularidad de los vehículos (no todos los vehículos tienen las peculiaridades técnico-estructurales necesarias para las personas con discapacidades)

Importante: el clima en la región del Chocó es húmedo, con temperaturas promedio entre 29 ° C y 31 ° C. La mayor precipitación se produce entre octubre y diciembre. Recomendamos ropa cómoda, traje de baño, zapatos con suelas de goma, zapatos de roca, K-Way o capa de lluvia, sombrero y gafas de sol, cremas de protección solar, repelentes de insectos. Es adecuado proteger la cámara, el teléfono móvil y cualquier otro objeto dañino durante las transferencias con lancha. Aquellos que aman el snorkeling, es conveniente que traiga tu propia máscara y snorkel. Vacunación recomendada contra la fiebre amarilla (alemno 10 días antes de la llegada a la región de Chocò). La cobertura de la red móvil es limitada y discontinua. La electricidad se proporciona 24 horas en todas las estructuras, excepto en el albergue de Guachalito (desde la mañana hasta las 10 pm) y en Panguì (no hay electricidad, solo lámparas: se recomienda traer una linterna). No hay Bancos de cambio y, por lo tanto, será necesario cambiar en moneda local (pesos colombianos) antes de llegar a las zonas rurales.
Durante el vuelo Medellín / Nuquí / Bogotá, el límite máximo de equipaje permitido es de 10 kg por persona en la bodega y 3 kg por persona para el equipaje de mano.

Conducta responsable: en un viaje a áreas rurales también se está contribuyendo con las comunidades locales. Recomendamos comprar artesanías y productos que no hayan dañado a los animales o al medio ambiente; respetar las comunidades y sus tradiciones; No dañar la flora y fauna; No deje residuos 100% no biodegradables; No arranque plantas o mate animales.

Cambio: el tipo de cambio aplicado a los servicios terrestres es el siguiente: 1 € = 1,15. Cualquier ajuste será revisado 21 días antes de la salida.

Festival de las Flores

La salida del 4 de agosto incluye la participación en el Festival de las Flores en Medellín (con ligeras variaciones en el programa de visitas de los días 2 y 8)

 

2º día, lunes 5/8/2019: Bogotá --- programa con motivo del Festival de las Flores de Medellín
Desayuno 
Una mañana entera dedicada al descubrimiento de Bogotá, en la que conviven la seductora vitalidad de una ciudad que crece y se renueva, y el rostro colonial y cultural anclado en su pasado. La ciudad, dividida en 20 barrios, es un crisol de grupos étnicos y poblaciones que le dan una apariencia culturalmente diversa. Ubicada a 2,600 metros sobre el nivel del mar, en el extremo este de una vasta meseta llamada "sabana de Bogotá" donde una vez hubo un pantano, fue fundada en 1538 por el conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada. Dominó a la población local de la cultura "chibcha" y fundó la ciudad, llamándola Santa Fé de Bogotá. Hoy en día es uno de los centros culturales más importantes del país. La visita comienza con un recorrido panorámico por la ciudad, a partir del centro histórico más conocido como "Candelaria", el corazón cultural e intelectual de Bogotá. Sus casas coloniales reflejan perfectamente el estilo español, con altas ventanas de hierro, grandes puertas de madera, balcones y hermosos jardines interiores, rodeados de calles estrechas y empinadas, en un ambiente bohemio que cuenta una historia no muy lejana. 
Continúe hasta la Plaza Bolívar, con la estatua de Simón Bolívar en el centro y otro punto de referencia de la ciudad, que domina la Catedral, el Palacio de Justicia y la Casa de Nariño, el lugar donde generalmente trabaja el Presidente del país. En este vecindario se encuentra el Museo del Oro, no muy lejos del Parque Santander, que alberga una de las colecciones más grandes del mundo de artefactos de oro precolombinos, atribuibles a las culturas Quimbaya, Calima, Taurona, Sinu, Tumaco. El Museo Botero no está lejos: en este lugar puede admirar algunas de las obras más bellas del artista colombiano, un pintor y escultor de renombre, conocido en todo el mundo por sus temas "de gran tamaño". Entre las excelentes obras mencionamos la "Monalisa", una especie de reinterpretación personal del artista del famoso lienzo de Leonardo da Vinci. Sus salas también albergan obras de otros autores del '900, como Picasso, Dalí, dibujos a lápiz de Cézanne, obras de Bacon, Joan Miró, Monet y Renoir. 
Almuerzo durante la visita. Para finalizar, suba hasta el cercano Cerro Monserrate, que con sus 3.2150 mt. decaltura ofrece un panorama excepcional de la ciudad. Desde este punto, la vista abarca toda Bogotá y usted puede comprender mejor su extensión, también hay un santuario dedicado, "El Señor Caído, un destino de peregrinación". 
Regreso al hotel.
Alojamiento en hotel 3 * superior o similar.

Nota: no se puede visitar el Museo del Oro, está cerrado los lunes.

8 ° día, domingo 8/8/2019: Medellín: Festival de las Flores.
Desayuno.
Es una explosión de colores: la ciudad lleva flores para el festival anual que atrae a muchos visitantes. El Festival dura unos pocos días, pero es el domingo cuando tiene lugar la procesión de "silleteros", durante la cual los participantes llevan sobre sus hombros intrincados arreglos florales que pueden pesar hasta 60 kg cada uno. El nombre "silletero" deriva de la tradición según la cual estos granjeros solían (en algunas aldeas rurales esta tradición todavía está en uso) traer a sus hijos en las sillas (hoy traen las canastas de flores). Las "silletas" están hechas de madera, con una mesa trasera que se adhiere a la parte trasera, en la que hay dos asas que sostienen la silla fija.
Almuerzo durante la visita. 
Cena libre
Alojamiento en hotel 4*.

Trivia: Medellín merece una visita durante el Festival anual de flores, que se lleva a cabo durante dos semanas en agosto. La primera Fiesta de las Flores tuvo lugar el 1 de mayo de 1957 para celebrar la fiesta de la Virgen María. Durante los cinco días de celebración, se instaló una vasta exhibición de flores dentro de la Catedral Metropolitana, que simboliza el fin de la esclavitud durante la cual los esclavos llevaban a hombres y mujeres sobre sus hombros en colinas empinadas. Las principales flores utilizadas son lirios, claveles, agapantos, girasoles, gladiolos, crisantemos, rosas y orquídeas. Particularmente interesante es la exhibición de orquídeas, pájaros y flores y el desfile de los silleteros.

 

Solicitar información